Sanando emociones...



A lo largo del tiempo se han desarrollado diversos sistemas florales, el precursor de estos tiene más de 75 años y fue creado por el médico e investigador Inglés Edward Bach. Se trata de un conjunto de 38 preparados naturales obtenidos a partir de la esencia de flores silvestres y que en diversas combinaciones son utilizados como terapia para el mejoramiento general de la estabilidad emocional, en humanos, animales y plantas, como un sistema integrador que reúne la mente y las emociones con el cuerpo del paciente.
Su administración se realiza mediante gotas orales o en el agua para beber, por un período determinado de tiempo.

¿Para qué sirve la terapia floral?

El método curativo de estos preparados se basa en que la enfermedad no sólo es el resultado de trastornos físicos sino que tiene su origen en emociones y actitudes negativas que bloquean nuestra energía vital. La terapia floral logra modular la manifestación de emociones alteradas y limitantes que nos enferman, convirtiéndolas en emociones que nos sanan y recuperan nuestro bienestar físico y mental.

Nuestras mascotas no están ajenas a estos problemas, ya que ellas son capaces de convertir las emociones alteradas de sus seres queridos y entorno, en propios estados anímicos desequilibrados, que al no ser tratados en el corto plazo, pueden derivar en problemas conductuales y manifestaciones físicas de enfermedad.

Si tu mascota está triste, con miedos, su carácter es agresivo o extremadamente activo, realiza venganzas domésticas, no se adapta a los cambios, sufre estrés al sacarlo de casa o separarse de su amo, esta celoso o tiene otras alteraciones de su conducta, entonces es el momento de consultar a un terapeuta floral especializado que te ayude a devolverle la alegría, tranquilidad y equilibrio a tu mejor amigo